El abogado y procurador aparecen en Tribunales en los litigios. Ambos son requeridos en el sistema de Derecho Español. Esto implica costes judiciales y cuando reclaman estos costes, es el coste de abogado y procurador.

En Procesos Laborales, el procurador en la primera instancia no es obligatorio, en la segunda es opcional. Este proceso lo regula la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

Por el contrario, en Procesos Civiles es preceptivo (obligado) el Procurador en casi todos los litigios de menor cuantía; estos procesos están regulados por la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil) en España.

El Procurador de los Tribunales, en España, es el profesional del Derecho que de manera exclusiva representa a sus clientes ante los juzgados y tribunales. Dentro de su marco estatutario, colabora con el sistema público de justicia, sirviendo de conexión jurídico-formal entre los tribunales y los ciudadanos incursos en causas judiciales, abreviando técnicamente los trámites de los actos de comunicación procesal:

  • requerimientos,
  • notificaciones,
  • emplazamientos y citaciones.

Por razón de esto último, las Leyes de Enjuiciamiento, Civil y Penal, establecen la obligatoriedad de la contratación de procurador para poder comparecer en las causas judiciales más complejas.

El procurador examina y realiza el seguimiento tanto de los escritos que presenta en el decanato del juzgado como de las notificaciones que posteriormente envía a los abogados. Cuando existen errores o deficiencias, los pone en conocimiento de los abogados o de la oficina judicial para que sean subsanados, siempre dentro de plazo.

De ahí que el procurador deba conocer todo el Derecho Procesal vigente. También realiza el traslado de escritos a la parte contraria en el pleito e informa a su cliente sobre el transcurso del proceso. Otra función importante radica en la ejecución de resoluciones judiciales (autos, sentencias y decretos), siendo en muchos casos el impulsor de las mismas.

Estas situaciones tienen la  complejidad suficiente como para que sea necesarios estar asesorado de las posibilidades de las que se dispone. Es en estos casos donde en Habeas Legal apoyamos y acompañamos a nuestros clientes en estos procesos arduos y complejos con el fin de que se sientan perfectamente representados y puedan resolver estos procesos con la mejor resolución posible.