201505.15
0

Obligaciones de los avales

Al momento de pedir un préstamo a un banco o institución de crédito nos van a pedir siempre Avales. ¿Qué son estos? Son garantías de que podemos pagar la deuda o personas que van a responder por nuestras obligaciones.  Responsables nuestros.

Debemos tener mucho cuidado al hacer esto, en ambos sentidos. En primera pedir a una persona que sea nuestro Aval, por lo general casi siempre son los padres del interesado o la pareja la que avala. Pero estas personas, avales, deberán acreditar que cuentan con una propiedad o con suficiente dinero para pagar nuestras deudas.

En caso de que no paguemos ellos serán los que deban pagar por nosotros y peor aún, corren el grave riesgo de perder sus propiedades por nuestra culpa. Es una responsabilidad muy grande pedir un Aval, debemos estar muy seguros de que podemos pagar esa deuda y las personas que han confiado en nosotros no tendrán mayores problemas en un futuro.  Una vez firmado el aval no hay manera legal alguna de que estas personas no paguen por nuestra culpa.  No hay escapatoria.

Por otra parte, esta el otro lado de la meneda. No debemos firmar cualquier aval, por que corremos el mismo riesgo. Nos pueden quitar propiedades o embargar la nómina o las cuentas del banco. Todo lo que tengamos en ese momento.  Existen estrategias que algunos abogados practican como cambiar de nombre, declaraciones de insolvencia, etc. Pero son acciones que en un futuro tendrán repercusiones. Algunas no son éticas y todas serán investigadas.

Nuestra más ferviente recomendación es NO FIRMAR NUNCA UN AVAL, aunque esto nos lleva a la paradoja de no pedir nunca uno, por que nadie lo firmará.  Debemos firmar solo en casos de estar muy seguros de que no nos meterán en problemas. No podemos arriesgar lo nuestro por voluntades de terceras personas. Si nosotros perdemos lo nuestro por nuestras acciones es válido, pero no perderlo por la irresponsabilidad de otro. Así de claro.  En Habeas te asesoramos siempre antes de firmar cualquier documento.